INICIOHISTORIA - LOCALIZACIÓN - ARTESANÍA - FOLCLORE - INFORMACIÓN TURÍSTICA - COPLAS Y CANTARIS - EL EMBALSE - PUBLICACIONES - AYUNTAMIENTO Tramites

Recopilación realizada por José Alonso Pascual en el año 1987.

 

En la joya los caballus.- Tomasa airosa.- Dicen que casar, casar.- Calli de las cuatru callis.- Esta calli si qui es calli.- Si quieris que yo te quiera.- Tu piensas que yo en ti piensu.- Andan idiendu tus padris.- Cantaris a la suegra.-Si por pobri me desprecias.-Dices que no me quieres.-Cuando paso por tu puerta.-Levanta paloma blanca.-        

 

 

  En la joya los caballus 

  En la joya los caballus, 

trasponiendo pa la barca,

allí dejo el tío Melenas

a la burra y a la carga.

  A la burra y a la carga

y a todus los sus aperus,

y ha teníu que vendel 

la tierra Los Zapaterus.

  Ay, tierra "Los Zapaterus."

qué dichosa vas a sel,

vas a correl toa España

en un pliegu de papel.

  El molinu de la Barca

ahora sí que mueli trigu

con la sangri de la burra

que se la ha ajogau ayel.

  El molinu de la Barca

ahora si que mueli trigu

con la sangri de la burra

que se mato al tío Toribiu.

  Entre Leonardu y Nemesiu

y Faustinu Picardías

le sacarun los cantaris

a la burra el otru día.

  Entre Leonardu y Nemesiu

y también la madri Mena

le cantan misa y entierru

a aquella burra cárdena.

 

  Tomasa airosa

 

  Tomasa gastaba enaguas

de lienzo fino

del superior;

y aquella tonta pensaba

que se casaba

con Amador.

  Y aquella tonta pensaba

que se casaba

y no se casó.

  La Tomasa va por la calle

con mucho rumbo,

salero y sal;

anda en busca de los laneros,

los pimenteros

y el sacristán.

   Y aquella tonta pensaba

que se casaba

y no se casó.

  El domingo por la tarde,

Tomasa airosa

piedras cogió

para tirarle a los mozos

y la so cochina

no les prendió.

   Y aquella tonta pensaba

que se casaba

y no se casó.

  El pobre del tío Vicente

con tanta gente

¿Qué tal le irá?

El hijo salió un bandido

y la Tomasa salió

salió preñá.

 Y aquella tonta pensaba

que se casaba

y no se casó.

  El pobre de tío Vicente,

qué desayuno

se fue a encontrar:

el niño de la Tomasa

en una cesta

sin bautizar.

   Y aquella tonta pensaba

que se casaba

y no se casó.

 

Dicen que casar, casar.

 

  Dicen que casar, casar;

yo también me casaría

si la vida de casado

fuera como el primer día.

  Anda so tuna,

mala mujer,

por culpa tuya

me echo a perder.

Esa serrana

reponpollúa

se mea en la cama

y dice que súa.

  Fuera como el primer día,

una semanita o dos;

es para toda la vida

y ese trago no hago yo.

   Anda so tuna,

mala mujer,

por culpa tuya

me echo a perder.

Esa serrana

reponpollúa

se mea en la cama

y dice que súa.

  Una casada decía:

"solterita no te cases".

Solterita estabas tú,

dime porqué te casastes.

 Anda so tuna,

mala mujer,

por culpa tuya

me echo a perder.

Esa serrana

reponpollúa

se mea en la cama

y dice que súa.          

 

Calli de las cuatro callis

 

  Calli de las cuatru callis,

calli de la cruz de jierru,

dondi vivi la mi novia

y la de mi compañeru.

  Calli de las cuatru callis,

calli de los marinerus;

quieru entral y no me dejan,

quieru salil y no puedu.

  Calli de las cuatru callis,

con esquinas de oru finu;

adiós, salada del alma,

que aunque me voy no te olvidu.

  Calli de las cuatru callis,

¡Cuántus paseus me debis!

ya me los irás pagandu

algún día si Dios quieri.

  Calli de las cuatro callis,

¡Cuántus paseus me cuestas!

¡Cuántas las ías y venías!

¡Cuántas güeltas y regüeltas!

 

Esta calli si qui es calli.

 

 Esta calli sí qui es calli,

calli del temol y mieu;

quieru entral y no me dejan,

quieru salil y no pueu.

  Esta calli si qui es calli,

estas sí qui son paredis

dondi está el oru y la plata

y la sal de las mujeris.

  Esta calli abaju va

una naranja roandu;

mientras más abaju va.

más penita me va dandu.

  Esta calli es un jardín,

las vecinas son las rosas

y yo comu jardineru

me cogí la más hermosa.

Esta calli si qui es larga,

calli que no tieni fin;

en ella se está criandu

una niña para mí.

Calli arriba, calli abaju,

comu el oru en la balanza,

mientras que tú no seas mía

mi corazón no descansa.

  Todus pasan y traspasan

y no pasa el que yo quieru,

el de la chambrita azul

y el plumaji en el sombreru.

 

Si quieris que yo te quiera.

 

 El:      Si quieris que yo te quiera

ha de sel con el ajusti

que tú no has de hablal con naidi

y yo he de hablal con quien me gusti.

Ella:    Cómu quieris que te quiera

si me estás amenazandu,

si el día que tuya sea

la muerti me está esperandu.

El:    Cómu quieris que te quiera

si yo no te pueu querel,

que a la memoria me vieni

el querel de otra mujel.

Ella:    Si quieris que yo te quiera

has de jadel lo primeru:

olvialti de esa moza

que nos trai al retorteru.

El:    Cómu quieris que te quiera

si soy un probi soldau,

si no pueu mantenel

saleru tan resalau.

Ella:    Si quieris que yo te quiera

has de enladrillal el ríu,

y después de enladrillau,

tuya seré, dueñu míu.

El:    Si quieris que yo te quiera

ha de sel con condición 

que lo tuyu a de sel míu,

y lo míu tuyu, no.

Ella:    Cómu quieris que te quiera

si tó lo quieris pá ti:

el vinu, el pan y la carni

y sólu las migas pá mí.

 

Tú piensas que yo en ti piensu

 

  Tú piensas que yo en ti piensu,

ni piensu ni lo imaginu

que tengu los ojus puestus 

en otru pañu más finu.

  yo me enamoré de nochi

y la luna me engañó;

otra vez que me enamori

ha de sel de día y con sol.

  Tú piensas que yo en ti piensu

porque te miru a la cara;

muchus van a la feria

por vel y no compran nada.

  El querelti jue un antoju,

el olvialti, fantasía;

si eris tonta, abri los ojus

despierta si estas dormía.

  Tienis el andal de pavu,

el meneu de perdiz,

ojitus enganchaoris,

no me engancharás a mí.

  Si el querel que pusi en ti 

lo hubiera puestu en un burru,

me hubiera montau en él

y hubiera corríu el mundu.

  Idin que tienis que tienis

que tienis un olival;

esi olival que tú tienis

es que te quieris casal.

  Los zapatus tengu rotus,

los tengu que remendal

con la punta de tu lengua

si me güelvis a mental.

  Por esta calli abaju baja

un ratón jadiendu media:

las agujas son de palu

y las medias de madera.

  Si te piensas que te quieru

porque te miru y me ríu;

soy un poquitu guasón,

tú no me lo has comprendíu.

  Caramelus de vinagri

ya los tengu aborrecíus.

¿Por qué quieris tántu a aquél,

si aquél ya vieni queríu?

  Eris el corti de oru

plata que la lleva el ríu,

si no te casas conmigu

me pesa el habel veníu.

  De no casalti conmigu,

permita Dios me golviera

un botiju sin pitorru,

y tú muertita de sé

tenel que bebel a morru.

  Ya sé que desque te juistis

la güerta no se ha regau,

la hierba güena no creci

y el perejil se ha secau.

  Mas si creis que por ti son

los coloris que me salin,

ni son por ti ni por otru,

que son los míus naturalis.

  Eris el pájaru cucu,

pájaru que nunca anía;

pon el güevu en otro lau

que otru pajaru lo cría.

 

Andan idiendu tus padris.

 

  Andan idiendu tus padris

que a mí no me puedin vel.

¿Para qué enturbial el agua

si la tienin que bebel?

  Pocu le sirvi a tus padris

machacal en jierru fríu;

tendrán que tragal al yernu,

aquel que nunca han queríu.

  Aunque tus padris me pongan

cañonis de artillería,

piensu de rondal tu calle

más de nochi que de día.

  Aunque me pongan cañonis

y muy altas las murallas,

atrévete tú a querelmi

que yo no me atrevu a saltalas.

  Si tus padris no me quierin,

quiéreme tú, cielu míu;

que yo le sabré buscal

las pasileras al ríu.

  Anda idiendu tu madri

que tú valis más que yo;

anda, ve y dili a tu madri

que en qué libru lo estudió.

  Anda, ve y dili a tu madri

que te meta en un archivu,

que te encienda cuatru velas

que yo no te necesitu.

  Anda idiendu tu madri

que tú sel reina merecis;

y yo comu no soy rey

sólu pretendu querelti.

  Anda idiendu tu madri

que contigu no igualu;

no igualaré en dineru,

peru en la sangri te ganu.

  Anda idiendu tu madri

que yo soy un  gallu capón;

anda, ve y dili a tu madri

cómu tengu el espolón.

 

Cantaris a la suegra.

 

  La suegra que salga mala

se cogi y se tira al ríu,

se meti en un sacu rotu

y se idi que se a perdíu.

  Ahora ha veniu la moda

de echal las suegras al mar,

y la mía comu es tan zorra

está eprendiendu a naal.

  Idin que a toas las suegras

las van a tiral al mar;

 

mira si la mía es tuna

que esta aprendiendu a naal.

 

  Mi novia ya no me quieri,

mi suegra me echó a la calli

¡Vaya un conveniu que ha jechu

entri la hija y la madri!

  Mi suegra, la panzoleta;

me a llamau "panzalegri",

y yo le digu: "tia galga

que corris más que una liebri".

  A unas doscientas leguas

más allá de los infiernus

se rejuntan toas las suegras

pa decil mal de los yernus.

  Mi suegra ya no me quieri

porque jumu y bebu vinu.

¡ Se vaya al coñu mi suegra!

Tabernera: ¡ Echa un cuartillu !

  Todus tienin una suegra,

Yo quisiera tenel dos

pa uñilmelas al carru

y de jarrieru yo.

  A mi suegra la llevé

a la feria Extremaúra

y no la pudi vendel

por causa la dentaura.

  Mi suegra me ha regalau

una cruz para el rosariu,

teniendu yo con su hija

corona, cruz y calvariu.

  A mi suegra la belorta

le tengu que regalal

una mojacilla nueva

pa podela sujetal.

  Si tu madri no me quieri

que se jaga la puñeta,

que yo me llevaré el clavel

y ahí le quea la maceta.

  Una sartén sin rabu

tieni mi suegra,

y ca vez que reñimus

entra y la lleva.

  Ya se ha muertu mi suegra,

esa suegra condená;

de contentu que me pusi

no pui menus de bailal.

  Mi suegra ya se murió

y la enterré boca abaju,

por si quería escarbal 

que se juera más abaju.

Pero no todas las suegras eran indeseables, algunas eran buenas, tal parecen reflejarlo las siguientes estrofas:

  De los pies a la cabeza

tu eris un ramu de floris;

bendita sea la tu madri

que por ti paso doloris.

  Mal jidu en teneltio sola

la bendita de tu madri

que angelitus comu tú

deberia tenel a paris.

 

 Si por pobri de desprecias.

 

  Si por pobri me desprecias,

digu que tieneis razon,

que yo desprecié a un ricu

por pobri de corazón.

  Si por pobri me desprecias,

ajórcate con tus bienis,

que si tu tienis riquezas,

yo tengu quien bien me quieri.

  Si por pobri me desprecias,

digu que tienis razón,

hombri pobri y luna verdi

pa cuandu haiga ocasión.

 

Dices que no me quieris.

 

  Dices que no me quieris

porque soy pobre,

más pobre es la cigueña

y vive en la torre.

  Dices que no me quieres,

ya me as querío;

ahí va lo ganao

por lo perdío.

  Dices que no me quieres

porque no tengo

una vaca galana

con un cencerro.

  Dices que no me quieres

por la joroba;

ya me pondré derecho 

cara de loba.

 

Cuando paso por tu puerta.

 

  Cuando paso por tu puerta

cojo pan y voy comiendo

porque no diga tu madre

que de verte me mantengo.

  A tu puerta puse un pino,

y en el pino una cebolla,

y en la cebolla un espejo

donde se mira mi novia.

  Cuando paso por tu puerta

me quito las alpargatas

porque no digan tus padres

que hago ruido con las patas.

  A tu puerta puse un guindo,

a tu ventana un cerezo;

de cada guinda un abrazo,

de cada cerezo un beso.

  A tu puerta tropecé,

a tu ventana caí,

a tu reja me agarré

y de ti me despedí.

 

Levanta paloma blanca.

 

El:  Levanta, paloma blanca,

     que de noche vengo a verte;

     asómate a esa ventana

     si no hay inconveniente.

Ella:  Inconveniente no hay,

     pero ya estoy acostada;

     y no tengo la costumbre

     de asomarme a la ventana.

El:  Asómate a la ventana,

      te lo pido por favor.

      Hazme, niña, ese favor,

      que otro te haré yo mañana.

Ella:  Ese favor que tu pides

      ya lo pidió otro primero,

      y ahora lleva colgada

      calabaza en el sombrero.

El:  No siento la calabaza

      y aún menos el sombrero;

      lo que siento es no besar

      esa carita de cielo.

        He corrido toda España,

     Aragón y Cataluña,

     y no he podido encontrar

     carita como la tuya.